Renato Garín confirma el lobby de la ONU en la Constituyente

El otrora diputado del Frente Amplio y actual constituyente electo, Renato Garín, confirma en una entrevista con Tomás Mosciatti, casi de refilo y de forma prácticamente inadvertida, lo que muchos sospechamos desde un primer momento: el especial interés de la ONU en la redacción de una una nueva Carta Fundamental para Chile.

Vea entre los minutos 3:36 y 6:00:

Ver en Bio-Bio: https://www.biobiochile.cl/biobiotv/programas/la-entrevista-de-tomas-mosciatti/2021/06/08/el-vacio-juridico-en-el-camino-a-la-nueva-constitucion.shtml

A continuación una transcripción de este decidor fragmento:

RG: Entonces la pregunta es qué hacemos entre este punto -el momento cero que yo le llamo- hasta que el reglamento está listo. ¿Con qué reglas funcionamos? Y ese es el descampado en el que estamos.

TM: O sea estamos en la selva en estos momentos.

RG: Algo parecido a la selva, aunque como hay poca agua, tenemos poca vegetación, más un desierto. Esto los griegos lo llamaban el momento kenomático, un momento de vacío jurídico, y se está llenando fácticamente. Por un lado el gobierno, que tiene en su mano el decreto presedencial que llame a la Convención, y por otro lado los grupos de interés, especialmente los más organizados y con más recursos que quieren colocar el borrador del reglamento.

TM: Renato, el reglamento. Esto es muy importante, porque establece las reglas cómo va a funcionar, qué tipo de comisiones va a haber, qué tipo de votaciones, cómo va a terminar una discusión… (tiene que haber un momento en que esto se termina: “ya, votemos”). ¿Es verdad que hay proyectos de reglamento que ya están circulando, que hay personas, instituciones, que ya quieren estar influeyendo en eso?

RG: Comento el trabajo que ha hecho Guillermo Namor, excelente constituyente, abogado de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, por Vallenar. Él contó diecisiete reglamentos circulando hoy día.

TM: ¿Cuántos?

RG: Diecisiete, que van del PNUD, que es [la] más conspicua institución que está participando del proceso, hasta los think-tanks de cada partido. diecisiete. Esto, Tomás, es como que tuviésemos diecisiete anteproyectos de Códigos Civiles, o diecisiete anteproyectos de Código Procesal Penal, esto es un absurdo. Pero el absurdo ocurre porque hay una confusión en la élite, creo yo muy de Santiago, muy de los medios de comunicación hegemónicos, que creen que el reglamento es una pieza que llega hecha. El mandato legal, Tomás, que discutimos en el Congreso, que yo lo discutí hasta la saciedad, es que la Convención debe deliberar un reglamento, que es sutilmente distinto a adoptar un reglamento ya hecho. Y ahí está el juego de los grupos de interés.

TM: Ya, pero hay diecisiete reglamentos. ¡Están contactando ya a los constituyentes!. O sea ya hay un lobby funcionando.

RG: Claro, es un lobby informal, podríamos llamarlo, una gestión de intereses como se llama en la teoría más globalmente, donde por ejemplo yo creo que el PNUD es un paradigma interesante, porque el PNUD tiene este trabajo muy adelantado. Yo no estoy en contra de que se adelante intelectualmente el proceso, sino que el mandato constitucional y legal es muy claro respecto a que se debe deliberar el reglamento en la Convención. Entonces esta gestión de instalar de facto en la mesa un borrador de reglamento le pasa por arriba al proceso, creo yo, por ende es antidemocrático.

© 2021 Naciones Unidas

Más claro, imposible.